El de la A-76 es de uno de los primeros proyectos de carreteras en los que se ha aplicado la metodología BIM (Building Information Modelling, Modelado de Información de Construcción), un ámbito en el que todavía no está muy desarrollada. Ello ha supuesto la evolución desde el plano hacia modelos tridimensionales con información asociada, y el trabajar en un entorno colaborativo y digital, que centraliza toda la información del proyecto y permite, además, superar las barreras existentes en cuanto al intercambio de información.

La preconstrucción virtual del primero de los enlaces del tramo Villamartín de la Abadía-Requejo, el enlace de conexión de la futura autovía A-76 con la autovía A-6, ha sido elegido por su representatividad. Se trata de un enlace complejo, en el que las calzadas de la A-76 se separan para conectar con la A-6, lo que permite de forma directa todos los movimientos posibles. Su diseño está condicionado por la orografía del terreno; las conexiones adicionales con las carreteras
N-VI y LE-158/15, y la configuración de entradas y salidas con las que ya cuenta la autovía A–6. La longitud de ramales supera los 10 kilómetros, requiere la construcción de 11 estructuras, y el encauzamiento del arroyo de los Valtuilles como elementos más característicos.

Se ha construido un modelo 3D dotado con información geométrica y no geométrica, confeccionado como un puzle en el que se van agregando los modelos facilitados por las disciplinas de trazado, firmes, tierras, drenaje, estructuras, servicios afectados y señalización, balizamiento y defensas, empleando formatos interoperables que han permitido integrar la información digital de un amplio ecosistema de herramientas en el que trabajan las citadas disciplinas.

Un proyecto pionero en España

En el proyecto de la A-76, de forma pionera en España y prácticamente en Europa, se ha conectado el mundo BIM con los sistemas de información geográfica. Ambos mundos tienen en común que combinan elementos geométricos con datos alfanuméricos asociados (atributos) y, por lo tanto, hablan un mismo lenguaje. BIM se centra en el modelo tridimensional de la infraestructura de forma intrínseca, y GIS, entre otros aspectos, se encarga de que todos los demás elementos se referencien correctamente a coordenadas reales. Pero lo más importante es que GIS permite que los elementos se relacionen entre sí y se puedan realizar multitud de análisis entre los datos, bien por relaciones espaciales, (topología  espacial), y/o semánticas.

Esto otorga a BIM un sinfín de variables GIS (tanto 2D como 3D) con las que antes no contaba y que en todas las fases son imprescindibles. Asimismo, GIS ha contribuido a facilitar la comprensión del proyecto y su integración en el entorno, sin limitaciones de extensión y multiescala, en un  mismo escenario tridimensional. Este ha sido el marco común donde todos los elementos fueron encajando: datos medioambientales, resultados del estudio hidráulico, de ruido, de fauna, expropiaciones, catastro, etc. Progresivamente, el escenario se fue enriqueciendo a medida que se integraban más datos, todos con referencia espacial (coordenadas), generando un modelo vivo y virtual que empieza a conocerse como ‘gemelo digital’.

Se ha conectado la metodología BIM con los sistemas de información geográfica, convirtiendo los modelos 3D en modelos vivos, ligados a un entorno físico, lo que empieza a conocerse como geodiseño

Accesible gracias a un visor en 3D GIS

Toda la información es accesible a través del Visor 3D GIS on-line. Clientes, técnicos, colaboradores, contratistas o usuarios interesados pueden consultar de forma sumamente intuitiva toda la información del proyecto capturando el código BIDI creado a través de un teléfono móvil, o bien a través de la dirección URL y conexión a internet a través de móvil, tablet u ordenador. El visor proporciona accesibilidad universal de manera fácil e intuitiva, lo que lo convierte en una nueva herramienta en la toma de decisiones, y también en un instrumento de comunicación muy potente a lo largo de las distintas fases del proyecto.

BIM y GIS a través del visor se democratizan y acercan el proyecto de manera transparente y fácil, y sin la necesidad de formación ni conocimiento del software específico, lo que contribuirá, sin duda, a su implantación en otros proyectos. Esta accesibilidad redundará en ahorro económico y de tiempo en la transmisión de la información a los interesados en todas las fases del diseño, así como en la toma de decisiones.

Especialmente en aquellos proyectos de inversión pública que son de interés general para la ciudadanía, se hace ineludible el consenso social desde fases tempranas para agilizar los trámites administrativos futuros. Este nuevo paradigma de comportamiento se consolida gracias a los avances tecnológicos, generando así nuevos mecanismos de participación pública.

La integración BIM-GIS permite:

  • Potenciar el modelo BIM, como para que el conjunto de datos y modelos 3D pudieran interactuar y relacionarse tanto geométrica como analíticamente, lo que comúnmente se denomina Análisis Topológico de Datos. De esta forma, los Modelos 3D (archivos IFC) conviven con cualquier otro modelo de datos sin importar su origen, siempre y cuando estén bien georreferenciados.
  • Integrar cualquier tipo de dato que pudiera tener referencia espacial y además de forma visual e intuitiva: desde modelos de ingeniería procedentes de BIM, hasta nubes de puntos LIDAR, priorizando en la multitud de datos tridimensionales georreferenciados que son capaces de convivir en un mismo escenario, y a su vez, en distintos escenarios de forma simultánea.
  • Evolucionar el modelo desde la fase de planificación o de alternativas con un LOD2 hasta fases posteriores de mayor detalle en el mismo entorno GIS.
  • Aplicar las herramientas GIS de análisis geoespacial para alimentar al modelo BIM.
  • Crear un gemelo digital.

Con esta solución se consigue:

  • Mejorar la calidad técnica del proyecto y de la solución en su conjunto, al poder ver “lo que normalmente no se ve” gracias al gemelo digital, que contiene todas las disciplinas que incluyen elementos de construcción. Al ser uno de los primeros proyectos, si no el primero, que se ha diseñado con esta tecnología y a este nivel en España, se espera sea un proyecto que siente las bases para el desarrollo de futuras metodologías y estándares que podrán ser compartidos e implantados en otros proyectos.
  • Mejor integración ambiental del proyecto.
  • Explorar las potencialidades de la consulta y visualización de los resultados mediante el Visor 3D GIS on-line para una mejor comprensión y consistencia del proyecto.
  • Optimizar la coordinación entre las disciplinas que intervienen, al disponer de un entorno común de información en el que conviven todas ellas. Supone un avance en el empleo de herramientas de colaboración digital y busca superar las barreras existentes en cuanto al intercambio de información entre el software de cada disciplina gracias al empleo de formatos interoperables.